Mi Paternidad Emocional en Si Los Hombres Hablasen

Mi paternidad emocional

Mi paternidad emocional como charla-taller nació hace un par de años, justo cuando regalé a una amiga el libro “Una Nueva Paternidad” en el que escribí una parte aportando algunas de mis experiencias paternales.

Cuando pregunté a mi amiga qué le había parecido el libro, me dijo que no lo había podido leer porque se sentía mal leyéndolo, se sentía culpable de no hacer todo lo que allí decía.

Ese momento fue clave para mí: aquella sospecha que yo tenía, había tomado forma. ¿Realmente estaba escrito todo lo que sentíamos como padres? ¿O había alguna parte que habíamos omitido para favorecer la difusión de la “crianza con apego“.

En mi caso, algunas cosas faltaban por contar y, ¿por qué era? ¿Por espacio? ¿Por tiempo? ¿O había algo ahí adentro que no quería que saliese? Más bien era esto último…

Las sombras de la paternidad

sombra paternidadSi bien, toda mi parte de “Una Nueva Paternidad” es cierta y verdadera, hay otra parte de mí que no aparece en el libro, y en aquel momento, sentí que era necesaria que estuviese porque no quiero que nadie me vea como un ejemplo a seguir.

La decisión que tomé fue contarla de viva voz en una charla presencial, hablar de esa parte no tan agradable que todos tenemos y que luchamos por no dejar salir.

Con el tiempo, me he dado cuenta que en este mundo de crianza respetuosa, no todo es oro lo que reluce, y muchas sombras están ocultas por el mero postureo. La demostración la podemos observar si respondemos a la siguiente pregunt con el corazón: ¿dónde gritas a tus hijos, en casa o en la calle?

Nuestra esencia como ser sigue estando presente en todos nosotros, pero la construcción de nuestro carácter en base a experiencias vividas anteriormente, hace que la pureza que todos tenemos dentro quede escondida. Y esa coraza que a veces nos hace saltar el dichoso resorte que tanto nos molesta, nos ha servido para adaptarnos al medio en el que vivimos, para superar todas las adversidades que nos vienen en esta vida.

Dificil es desaprender todo el camino que hemos recorrido, sobre todo porque en muchas ocasiones, tenemos que rasgarnos por dentro y descubrir nuestra sombra, nuestras “otras” emociones tan potentes y tan incómodas de mostrar en estos entornos respetuosos. Y sin embargo, qué bien nos vendría reconocerlas y utilizarlas de modo correcto…

Los talleres de “Mi Paternidad Emocional”

La primera vez que tuve ocasión de hablar de paternidad fue en Jaca en el 2011, en el I Foro de intercambio de experiencias. Aquí os dejo lo que escribí para aquella intervención.

Muchas cosas han pasado desde aquel Julio de 2011 hasta ayer en la Fundación Si Los Hombres Hablasen, y muchas cosas continúan pasado. He estado en muchos lugares contando mi experiencia y mi camino, y siempre me he encontrado con seres imperfectos, ávidos de soluciones y deseosos de ser el padre que sus hijos necesitan que sea.

La primera vez que lancé un boceto de este taller fue en Juntitos y Revueltos, y tras unas cuantas experiencias más en Garabatos, Entre Mamás, El Hilo Rojo, Asociación NUMA, Juntitos y Revueltos de nuevo…, ayer fue la última y en un lugar al que tenía ganas de ir.

Allí nos juntamos amigos de hace tiempo (Jesús, Fredy, Tomás), amigos recientes (Justo), y nuevos amigos (Víctor, Juan Pablo, Fran, Omar, Javier) dispuestos a comenzar el viaje de nuestra paternidad, a rebuscar en lo más hondo esas emociones escondidas, proscritas muchas veces, incluso novedosas también…

Mi Paternidad Emocinonal en Si Los Hombres Hablasen

Bonita tarde noche la de ayer en compañía de hombres padres hambrientos de compartir.

Gracias a todos vosotros por hacerme sentir tan cómodo, por dejarme expresar las partes bonitas y las no tan bonitas de mí.

Ayer confirmé que estoy en el camino, no sé donde me llevará o si llegaré a la meta, pero tengo que seguir en el camino.. no hacerlo sería hacerle trampas a la vida.

PD: Sí, tenéis razón, no he dicho nada sobre la charla de ayer pero no me toca a mi decirlo, Justo lo ha escrito de maravilla. Gracias de corazón amigo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *